ESPECIAL: Nueva Zelanda dispuesta a subirse al tren de la Franja y la Ruta

03-29-2017 09:31

Reportaje especial : Primer ministro chino visita Australia y Nueva Zelanda

WELLINGTON, 28 mar (Xinhua) -- Muchos en Nueva Zelanda consideran que el país oceánico es un puesto de avanzada aislado, tremendamente alejado de las grandes potencias económicas ubicadas en otro hemisferio.

Es el final de una senda que serpentea a través del sureste asiático antes de que, un vuelo de tres horas procedente de Australia, aterrice en uno de sus aeropuertos internacionales.

No es una sorpresa, así pues, que se hable poco de la iniciativa china de la Franja y la Ruta, un megaproyecto económico y comercial propuesto por Beijing que busca el desarrollo y la prosperidad comunes en los países a lo largo de sus rutas en Europa, Africa y Asia.

Sin embargo, y especialmente después de que este martes el país firmase un acuerdo con China sobre la iniciativa, los neozelandeses están empezando a darse cuenta de que su país no se quedará al margen si se convierte en una terminal de la Ruta de la Seda Marítima del Siglo XXI, uno de los dos grandes ramales del megaproyecto.

UNA OPORTUNIDAD CLARA

Coincidiendo con la visita que desde el domingo hace a Nueva Zelanda el primer ministro chino, Li Keqiang, importantes personalidades como el presidente del gobernante Partido Nacional, Peter Goodfellow, y el legislador de la formación Yang Jian, dieron inicio a una estrategia empresarial llamada Red Oceánica de la Ruta de la Seda (OSRN, siglas en inglés).

Esta red, que se está forjando en función de los intereses empresariales de Nueva Zelanda, está dirigida por William Zhao, director general de la compañía láctea china Yashili.

"Un grupo de nosotros está explorando establecer este mecanismo. Existe un gran interés entre las organizaciones centradas en China por explorar vías para que Nueva Zelanda se implique más en la importantísima iniciativa china", afirmó Martin Thomson, responsable de la Asociación Comercial Nueva Zelanda-China y uno de los cuatro iniciadores de la OSRN.

La red OSRN estará en contacto con los grupos de expertos y conglomerados industriales chinos para buscar oportunidades relacionadas con los proyectos de la Franja y la Ruta.

"Es algo sabido por los que estamos interesados en China que, colectivamente, debemos aprender un poco más sobre cómo involucrarnos en este tema", dijo Thomson por teléfono a Xinhua.

A su juicio, "tenemos ante nosotros una clara oportunidad de hacerlo y el punto de comienzo es que la gente se implique y empiece a pensar en cómo llevarlo a cabo".

Thomson ve la Franja y la Ruta como un facilitador del desarrollo de infraestructuras en Nueva Zelanda y como una iniciativa que responde a los intereses de los mercados en la región.

"Nueva Zelanda es un país comerciante. Vendemos un montón de productos fuera y la oportunidad de abrir el mercado gracias a unas mayores infraestructuras en regiones donde actualmente no vendemos mucho es una gran oportunidad", apuntó.

Thomson no es el único que se ha mostrado entusiasta con los mensajes que Li ha transmitido durante su viaje con respecto a la inclusión de Nueva Zelanda en la iniciativa.

"Hay todo un abanico de posibilidades para que las empresas neozelandesas participen", dijo Stephen Jacobi, director ejecutivo en funciones del Consejo Nueva Zelanda-China.

Por ejemplo, relató, "podríamos suministrar mercancías o servicios para proyectos de construcción en Eurasia y en los países alrededor de China que buscan desarrollar sus infraestructuras", explicó a Xinhua vía telefónica.

Otro sector con un gran potencial sería cómo las mercancías y servicios se mueven a lo largo de las rutas comprendidas en la iniciativa.

"Dentro de esta área, Nueva Zelanda tiene experiencia en facilitación comercial, así como en integridad y optimización de las cadenas de sumnistro", argumentó.

SE NECESITAN TORMENTAS DE IDEAS

Raymond Huo, legislador neozelandés nacido en China, cree que la Iniciativa de la Franja y la Ruta puede ayudar a solventar el problema de desarrollo de infraestructura al que se enfrentan muchas naciones desarrolladas.

"Existe un dilema. Nueva Zelanda, Australia y otros países desarrollados, incluyendo EEUU y Canadá, se están enfrentando todos al mismo problema", dijo Huo a Xinhua.

"No hemos hecho mucho por modernizar, así que necesitamos dinero, necesitamos capital, y necesitamos capacidad de construcción. China tiene ambos", afirmó el legislador.

Huo dijo que se dio cuenta del potencial de la Franja y la Ruta al asistir a dos conferencias de alto nivel en China, y cree que Nueva Zelanda debería aprovechar la oportunidad que la iniciativa ofrece.

Junto con otros expertos en China y líderes empresariales, ha establecido un grupo de expertos y una fundación para la iniciativa.

El grupo de expertos tiene el objetivo de abordar asuntos como la posible predominancia de la tendencia proteccionista en el mundo y las percepciones y actitudes del público hacia el comercio global, entre otros.

Se espera que la fundación se centre en la financiación, aglomerando instituciones como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) y el Fondo de la Ruta de la Seda para trabajar en proyectos de infraestructura.

"Necesitamos un grupo de expertos para que lleven a cabo tormentas de ideas para encontrar maneras de beneficiar a la economía de Nueva Zelanda", incluyendo una modernización de la infraestructura, dijo Huo, copresidente del grupo de expertos, en una entrevista telefónica.

Huo cree que el grupo de expertos también ayudará a los neozelandeses a entender mejor la Iniciativa de la Franja y la Ruta así como a la cultura y al pueblo chinos.

Ya ha establecido vínculos con la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China, con empresas de construcción y con empresas de capital privado para buscar oportunidades.

Además, planea convocar una conferencia de alto nivel sobre proyectos de la iniciativa basados en Nueva Zelanda después de las elecciones generales que se celebrarán en septiembre.

"Crearemos y coordinaremos una red de líderes empresariales y organizaciones para desarrollar una economía efectiva, eficiente y medioambientalmente sostenible, mientras se mantiene la paz y la armonía en nuestra región", dijo Huo.

Simon Draper, director ejecutivo de la Fundación Asia-Nueva Zelanda, describió la Iniciativa de la Franja y la Ruta como "orgánica".

"Va a desarrollarse con el tiempo", dijo. "Me parece que es un tren que viene en nuestra dirección y que hay que entender mejor".

El ministro de Comercio, Todd McClay, subrayó que Nueva Zelanda se ve como un socio de China en su implementación.

"Se podría casi sugerir que la ruta empieza en Nueva Zelanda, pero estamos buscando maneras de mejorar nuestra relación a través de esta iniciativa sustancial y que merece la pena", dijo McClay.

"Es una conversación en curso que estamos teniendo y no creo que sea solo de lo que creemos que es hoy. La iniciativa en sí misma es superar la prueba del tiempo y se trata de mejorar las oportunidades de los ciudadanos de esos países a través del crecimiento y de una economía más fuerte", dijo.

Para mantenerse informado de las últimas noticias visite el Facebook de 'CCTV Español' en https://www.facebook.com/cctvenespanol
Editor:Yin Qi | Fuente:
Xinhua
Noticias destacadas
channelId 1 1 1
860010-1116070100