ESPECIAL: Tabaco, fuente de prosperidad para cubanos

03-02-2017 14:54

LA HABANA, 1 mar (Xinhua) -- Descubierto hace más de 500 años en Cuba por los colonizadores españoles, el tabaco ha pasado a ser uno de los principales rubros económicos y fuente de empleo y prosperidad para muchos campesinos de la isla.

En la provincia de Pinar del Río, en el extremo occidental de Cuba y a unos 150 kilómetros de La Habana, están los municipios de Consolación del Sur, San Juan y Martínez y San Luis, tres localidades que conforman el Triángulo de Vueltabajo, un territorio conocido como la meca del tabaco.

En Vueltabajo se siembran cada año unas 18.000 hectáreas de variedades de tabaco, de donde se extraen las mejores hojas para confeccionar los habanos, cuarto rubro de exportación de la isla, por detrás de los productos biotecnológicos, el níquel y el azúcar.

En el macizo montañoso de San Juan y Martínez, Francisco Lazo tiene 56 hectáreas de tabaco y una casa de curado, todo en la Finca Obeso, visitada la víspera por los participantes del "XIX Festival Internacional del Habano".

Lazo, con más de dos décadas de experiencia como cosechero, tiene plantadas 51.000 posturas y un plan de 60.000 quintales de hoja a recoger, aunque el año pasado logró 83.000 quintales.

"Estamos saliendo bien porque el resultado que obtenemos da para pagar los abonos, los recursos y para la supervivencia de nosotros", dijo Lazo, quien se señaló el corazón antes de afirmar que "la vega es esto que está aquí. La vega está dentro de mi y eso quiere decir que tengo que cuidarla".

Pero para llegar a convertirse en los codiciados y caros puros, las hojas cosechadas tienen que transitar un largo camino, desde los campos hasta las casas de curado y beneficio, que anteceden a la entrada en las fábricas donde se elaboran los habanos Premiun, que son los confeccionados a mano.

Lazo explicó que a partir de los 35 días de sembrado el tabaco, comienza a arrancar el botón superior de cada planta para evitar que crezca y así las hojas toman el tamaño adecuado para los puros.

"Después de los 45 días se empieza a recolectar, es decir, a arrancar las hojas por orden", explicó.

Aunque el trabajo es duro y bajo el ardiente sol cubano, la siembra de tabaco es una tradición familiar que se extiende de padres a hijos y que sustenta la producción nacional de habanos.

Desde hace 14 años, Lazo trabaja con su hijo y un yerno, aunque en realidad son 12 los familiares cercanos que están vinculados a la plantación y la casa de curado.

"Mi familia está preparada para continuar", agregó el campesino, quien entre risas dijo que "dos nietos más que vienen de 13 y cinco años hay que irlos encaminando ya".

Aunque se considera que el éxito de los puros es una combinación de buenas tierras, excelente clima y larga experiencia de los productores, la escogida y limpieza de las hojas son parte vital de la cadena productiva del habano para entregar a la industria la materia prima de la mejor calidad.

Los puros Premiun son comercializados por Habanos S.A., una empresa mixta entre la estatal Cubatabaco y Altadis, filial franco-alemana de la multinacional británica Imperial Tobacco, que se beneficia hoy del centenario descubrimiento de la hoja.

De acuerdo con registros históricos, el descubrimiento del tabaco, que es endémico de Cuba, tiene una singular historia que se inició el 4 de noviembre de 1492, cuando el español Rodrigo de Xerez y el judío converso Luis de Torres vieron fumando a los indígenas "unas hojas secas que desprendían una peculiar fragancia".

De Xerez y de Torres observaron con asombro que los indígenas reducían a polvo las hojas o las retorcían para encenderlas y aspirar su aromático humo, en un acto al que daban un significado religioso al tabaco y que solían hacer en rituales para comunicarse con sus deidades.

Llevado a Europa por los colonizadores españoles, el tabaco fue considerado medicinal, como purgante y antiparasitario, pero también fue un arma para el pirata Francis Drake y el corsario John Howkins, quienes convencieron a sus seguidores, allá por el siglo XVI, de que era bueno realizar asaltos "echando humo".

A la lista de fumadores con el tiempo se sumaron figuras históricas como el Zar Federico el Grande, Benito Juárez, Abraham Lincoln, Napoleón Bonaparte, José Stalin, Ulises Grant y Theodoro Roosevelt.

Fueron también grandes fumadores de puros Sigmund Freud, Orson Welles, Ernesto Che Guevara o Winston Churchill, este último inspirador de una de las vitolas más voluminosas de las fabricadas en Cuba.

En la actualidad, el habano es considerado como elegante e histórico por sus "aristocráticos" precios y por las personalidades que le rindieron culto, como también lo hizo uno de los presidentes más famosos de Estados Unidos, John F. Kennedy.

Lo cierto es que la compañía Habanos S.A. registró en 2016 ingresos por 445 millones de dólares por la venta de puros cubanos, un alza de 5 por ciento respecto al año anterior.

Sin poder comercializar en Estados Unidos por el bloqueo impuesto a Cuba por la Casa Blanca desde hace más de medio siglo, Habanos S.A. concentra el 70 por ciento de la cuota de mercado mundial de puros, la cual se calcula en unos 400 millones de unidades.

La empresa tabacalera cuenta con una red mundial de distribución exclusiva presente en los cinco continentes y en más de 150 países, entre ellos China.

Para mantenerse informado de las últimas noticias visite el Facebook de 'CCTV Español' en https://www.facebook.com/cctvenespanol
Editor:Duan Hongyun | Fuente:
Xinhua
Noticias destacadas
channelId 1 1 1
860010-1116070100