Cancillería cubana afirma que acuerdo migratorio con EEUU responde a intereses nacionales de ambos países

01-13-2017 16:49

LA HABANA, 12 ene (Xinhua) -- La máxima representante de la Dirección General para Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal, aseguró la noche de este jueves que el reciente acuerdo migratorio entre los gobiernos de La Habana y Washington responde a intereses nacionales de ambos países.

En una rueda de prensa ofrecida a medios locales e internacionales, la funcionaria resaltó que con la firma de la Declaración Conjunta para eliminar la política especial de parole destinada a ciudadanos y profesionales de la salud cubanos que llegan a territorio norteamericano, se concreta un "importante paso en el avance de las relaciones bilaterales".

Asimismo se superan "serios problemas" para la seguridad de los dos países y para la integridad física de los habitantes de esta isla que alentados por esas políticas preferenciales, se veían expuestos al tráfico de personas, fraude migratorio y otras dificultades, advirtió Vidal.

"Con relación a cómo esto puede ser interpretado, continuado, aceptado o asimilado por el gobierno que va a asumir próximamente (...) nosotros vemos que con lo que se corrige mediante esta Declaración Conjunta, se da un paso que responde al interés nacional de Cuba y de Estados Unidos", consideró la diplomática.

Pues se iguala a los cubanos, en términos de tratamiento migratorio, con el resto del mundo, un viejo reclamo del Estado caribeño que este 12 de enero tuvo su resolución a través de la rúbrica, divulgación y puesta en vigor del referido acuerdo.

El hecho garantiza una migración regular, segura y ordenada que beneficia a ambos países y desalienta las salidas ilegales riesgosas desde la isla hacia el país norteño, las cuales ponen en peligro la vida humana y previenen actos de violencia.

Además reduce "el impacto extraterritorial desestabilizador creciente sobre otras naciones de la región utilizadas como tránsito para llegar a territorio estadounidense", se "elimina un detonante de crisis migratoria" y "se pone fin a una política de doble rasero discriminatoria hacia los emigrantes de otros países", subrayó Vidal.

De igual forma, reconoció la funcionaria de la Cancillería cubana, pone de manifiesto la voluntad de La Habana y Washington de fortalecer las relaciones bilaterales y establecer nuevos entendimientos en diversos asuntos de interés común.

A partir de este jueves, el gobierno estadounidense devolverá a la isla a todos los ciudadanos cubanos que sean detectados por sus autoridades tratando de ingresar o permanecer irregularmente en ese país y se comprometió a otorgar un mínimo de 20.000 visas al año para que los habitantes de esta nación viajen legalmente.

Por su parte, el Estado caribeño aceptó recibir a dichas personas, así como a otros nacionales cuya deportación sea de interés de Estados Unidos, tal es el caso de algunos emigrantes que salieron por el puerto del Mariel (occidente) en 1980.

Por primera vez, recordó Vidal, Cuba formalizó esta propuesta en el año 2002, la cual fue rechazada por el entonces presidente de EEUU George W. Bush.

Posteriormente, el gobierno de la isla volvió a presentar un nuevo proyecto de acuerdo migratorio en 2009, el mismo fue actualizado en 2010 y reiterado recientemente el 30 de noviembre de 2015.

"Luego de casi un año de negociación y alentados por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, basadas en el respeto mutuo y la voluntad política de fortalecer esos vínculos y establecer nuevos entendimientos en diversos temas de interés común, los gobiernos lograron concretar este compromiso que debe contribuir a la normalización de las relaciones migratorias", indicó Vidal.

Durante décadas, la denominada política de "pies secos-pies mojados", vigente desde 1995 y el Programa de Parole para Profesionales Médicos promovido a partir de 2006, permitían a los cubanos que tocaban suelo estadounidense permanecer de manera legal allí y acceder a la residencia.

Con ello, explicó la diplomática, Washington incitó las salidas ilícitas y provocó la comisión de delitos como secuestros de naves y aeronaves, al tiempo que estimuló a colaboradores cubanos de la salud en terceros países a abandonar sus misiones y emigrar a Estados Unidos, "convirtiéndose en una práctica censurable que dañó los programas de cooperación médica internacional" de la isla.

Vidal apuntó que aún debe ser derogada por el Congreso norteamericano la Ley de Ajuste Cubano para que se puedan "realmente alcanzar relaciones normales en el área migratoria" entre las dos naciones.

Dicha legislación, aprobada en 1966, es única de su tipo en el mundo y confiere un estatus especial a los cubanos que lleguen a territorio estadounidense por cualquier vía, los cuales son acogidos y en un lapso de un año se les otorga la residencia permanentemente.

Para mantenerse informado de las últimas noticias visite el Facebook de 'CCTV Español' en https://www.facebook.com/cctvenespanol
Editor:Duan Hongyun | Fuente:
Xinhua
Noticias destacadas
channelId 1 1 1
860010-1116070100